martes, 15 de noviembre de 2011

TENDENCIAS MUNDIALES PARA EL DESARROLLO SUSTENTABLE

El comercio internacional crece a una tasa anual del 10 % desde mediados de 1980, dando a muchos países en desarrollo un notable grado de prosperidad y crecimiento, pero permitiendo sólo una participación marginal en el comercio a los países más pobres.
Con el fin de integrar a todos los países en el comercio mundial, fue establecida la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD) en 1964. La UNCTAD es el centro coordinador para las cuestiones relativas al comercio, las finanzas la tecnología, las inversiones y el desarrollo sostenible. Asimismo, busca aumentar al máximo las oportunidades de comercio, inversiones y desarrollo en los países en desarrollo, así como ayudarlos a enfrentar los desafíos que plantea la mundialización y a integrarse a la economía mundial en condiciones equitativas.
La UNCTAD trata de alcanzar esas metas a través de la investigación y el análisis de las políticas, las deliberaciones intergubernamentales, la cooperación técnica y la interacción con la sociedad civil y el sector empresarial.
Asimismo se ocupa de lo siguiente:
  • Examinar tendencias de la economía mundial y evaluar sus efectos en el desarrollo
  • Ayudar a los países en desarrollo, especialmente a los menos adelantados, a integrarse al sistema comercial internacional
  • Examinar las tendencias mundiales en materia de corrientes de inversión extranjera directa y su efecto en el comercio, la tecnología y el desarrollo
  • Ayudar a los países en desarrollo a atraer inversiones
  • Auxiliar a los países en en desarrollo a promover la actividad y la capacidad empresarial
  • Ayudar los países en desarrollo y a los países con economías en transición a hacer más eficaces sus servicios a poyo al comercio
  • Fomentar el comercio electrónico mundial al facilitar acceso a las tecnologías de la información, especialmente a través de su Programa de Centros de Comercio, que abarca la creación de centros de facilitación del comercio a fin de reducir los costes de transacción y utilizar la moderna tecnología de la información para mejorar el acceso de las empresas pequeñas y medianas a la información, los servicios y las redes mundiales relacionadas con el comercio.
El UNCTAD y la Organización Mundial del Comercio (OMC, antes GATT), han establecido el Centro de Comercio Internacional (CCI)que es el centro de coordinación dentro del sistema de las Naciones Unidas para la cooperación técnica con los países en desarrollo en materia de promoción del comercio, cooperando con los países en desarrollo y con economías en transición para establecer programas de promoción del comercio a fin de ampliar sus exportaciones y mejorar sus operaciones de importación. El CCI se especializa en las seis esferas siguientes:
• Desarrollo de productos y mercados
• Desarrollo de servicios y de apoyo al comercio
• Información comercial
• Desarrollo de recursos humanos
• Gestión de compras y suministros internacionales
• Evaluación de necesidades y diseño de programas para la promoción del comercio
Inversión y desarrollo
Las inversiones extranjeras directas son uno de los motores principales de la economía mundial y han aumentado considerablemente, especialmente en los países en desarrollo.
Varios organismos del sistema de las Naciones Unidas participan en en la supervisión, evaluación y fomento de las inversiones para el desarrollo.
• Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD): se encarga de promover el desarrollo en los países en desarrollo y proporciona asesoramiento sobre políticas adecuadas y ayuda a crear la capacidad institucional necesaria para generar un crecimiento económico equitativo
más información
• Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO): entre sus prioridades se encuentran el fomento del desarrollo rural y la agricultura sostenible a través de una estrategia de largo plazo encaminada a aumentar la producción de alimentos y la seguridad alimentaria a la vez que se conservan y administran los recursos naturales. Para lograr este propósito se alienta un enfoque integrado que incluye consideraciones de índole ambiental, social y económica en la elaboración de proyectos de desarrollo. El Centro de Inversiones de la FAO ayuda a los países en desarrollo a elaborar proyectos de inversión para el desarrollo agrícola y rural, movilizando alrededor de tres millones de dólares para proyectos de inversión, incluidos recursos externos por un valor de más de 2,000 millones de dólares.
• Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI): presta asistencia a los países en desarrollo y con economías en transición para que logren un desarrollo industrial sostenible en un nuevo entorno mundial. Las Oficinas de Promoción de las Inversiones y las Tecnologías de la ONUDI promueven los contactos empresariales entre los países industrializados, los países en desarrollo y los países con economías en transición. La financiación de estas oficinas corre a cargo de los países donde se encuentran establecidas: Bahrein, China, Eslovaquia, Francia, Grecia, Italia, Japón y República de Corea.
• Banco Mundial: contribuye al fomento de inversiones en los países en desarrollo a través de dos de sus filiales:
Corporación Financiera Internacional (CFI): ayuda a los gobiernos a crear las condiciones necesarias para estimular las corrientes de inversión y ahorro privado, nacionales y extranjeros. Desde 1956, la CFI ha aportado más de 26,700 millones de dólares de sus propios fondos y ha obtenido 17,900 millones de dólares a través de consorcios y garantías para 2,264 empresas de 132 países en desarrollo.
Organismo Multilateral de Garantía de Inversiones (OMGI): ofrece seguros para las inversiones, en contra de riesgos tales como expropiaciones, transferencias monetarias, guerras y disturbios civiles. Asimismo brinda servicios de asesoramiento y lleva a cabo programas de promoción, difusión sobre oportunidades de inversión y préstamo de asistencia técnica para mejorar la capacidad de los países en materia de promoción de inversiones, facilitando inversiones extranjeras directas por un monto de 33,000 millones de dólares en 69 países en desarrollo.
Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD): ayuda a los países en desarrollo a fomentar las inversiones nacionales y mejorar el clima de inversión. Ayuda a los organismos gubernamentales a mejorar la comprensión general de las tendencias mundiales en materia de corrientes de inversión extranjera directa , el comercio , la tecnología y el desarrollo. Sus resultados se presentan en diversas publicaciones, especialmente la publicación anual “Informe sobre las Inversiones en el Mundo” (“World Investment Report”). Estos estudios constituyen la base de los debates sobre políticas en la Comisión de la Inversión, la Tecnología y las Cuestiones Financieras Conexas de la UNCTAD. Por otra parte, la UNCTAD cuenta con una División de Inversión, Tecnología y Fomento de la Empresa, que promueve la comprensión de las inversiones, el desarrollo empresarial y la creación de capacidad tecnológica. Además ayuda a los gobiernos a formular y aplicar políticas y actividades en esa esfera.

CUMBRE MUNDIAL SOBRE EL DESARROLLO SUSTENTABLE

El desarrollo sostenible, significa abordar de una manera distinta la cuestion del desarrollo e implica una nueva modalidad de cooperación internacional, en la cual se reconoce que las decisiones tomadas en una parte del mundo pueden afectar a las personas de otras regiones. El desarrollo sostenible requiere emprender acciones que miren hacia el futuro y que impulsen el progreso mundial en beneficio de todos.
El camino a seguir se planteo hace diez años en la Cumbre realizada en Río de Janeiro. No obstante aún queda mucho por hacer pues existe una larga distancia entre las propuestas de Río y las acciones concretas que se han tomado desde entonces. La Cumbre de Johannesburgo busca promover la implementación de acciones concretas en tiempos delimitados.
El tema principal de la Cumbre es cómo se debe transformar al mundo para asegurar el desarrollo sostenible. Este propósito, implica abordar una gran variedad de cuestiones relevantes como la erradicación de la pobreza, el desarrollo social y económico, la protección del medio, la desertificación, el agua, la energía, la salud, la agricultura, la biodiversidad, el empleo, la eduación, los oceános, los bosques, las tierras áridas, los pantanos, el calentamiento mundial y la atmósfera, entre muchos otros.
Los acuerdos de Johannesburgo, se desarrollarán sobre las sólidas bases que plantearon foros internacionales de alto nivel anteriores, tales como la Cumbre de Río (1992), la Cumbre del Milenio (2000) y la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, realizada recientemente en Monterrey (marzo de 2002).
La Cumbre de Johannesburgo será la reunión internacional más grande de la historia sobre el tema del desarrollo sostenible y convocará a miles de participantes, entre ellos, Jefes de Estado y de Gobierno, líderes empresariales y representantes de la sociedad civil.
Se espera que los líderes del mundo reunidos en Johannesburgo emitan una Declaración en la cual de manera clara y sin ambniguedades reafirmen su compromiso para impulsar el desarrollo sostenible. Asimismo, se espera que se definan acciones concretas y prioritarias que emprenderá la comunidad internacional.
La Cumbre servirá para forjar alianzas entre los gobiernos, la sociedad civil y las empresas, que permitan enfrentar problemáticas específicas y mejorar de manera tangible la vida de las personas en todo el mundo.
Para que la Cumbre de Johannesburgo logre sus propósitos con éxito se requiere la participación, no sólo de los Gobiernos, sino de todos los actores de la sociedad incluyendo al sector privado.
SISTEMAS DE GESTIÓN MEDIOAMBIENTAL
(Apuntes elaborados por Juan Francisco Martínez)
“Un sistema de gestión medioambiental es el marco o método empleado para
orientar a una organización a alcanzar y mantener un funcionamiento en conformidad
con las metas establecidas y respondiendo de forma eficaz a los cambios de presiones
reglamentarias, sociales, financieras y competitivas, así como a los riesgos
medioambientales” (Greeno et al., 1985:6)1.
Así, un SGMA, como parte del sistema general de gestión de la organización,
aporta la base para encauzar, medir y evaluar el funcionamiento de la empresa con el
fin de asegurar que sus operaciones se lleven a cabo de una manera consecuente con
la reglamentación medioambiental aplicable y la política corporativa. Se trata de
procurar una integración y coordinación efectiva de los elementos del sistema global
de gestión empresarial con el objeto de asegurar la toma de decisiones coherente con
la totalidad de la empresa.
Un SGMA no supone por sí solo una disminución inmediata del efecto
medioambiental. Éste tan sólo es un instrumento que permite a la organización la
consecución del nivel medioambiental que ella desee (bien es cierto que como
consecuencia de su implantación es previsible una mejora en el medio plazo). “El
SGMA es el medio; la mejora del comportamiento medioambiental, el fin” (García y
Casanueva, 1999:87).
Los objetivos de un SGMA son los siguientes (García y Casanueva, 1999:88):
Identificar y valorar los efectos medioambientales de las actividades, productos
y servicios de la organización, no sólo actuales sino también futuros.
Identificar y evaluar los efectos medioambientales causados por incidentes,
accidentes y situaciones de emergencia.
Recopilar y aplicar la normativa correspondiente.
Posibilitar la adopción de prioridades y la definición de los objetivos y metas
medioambientales de la organización.
Facilitar la planificación, control, supervisión, auditoría y revisión para asegurar
que la política se cumpla.
Evolucionar para adaptarse al cambio de circunstancias.
1 En Lamprecht (1997:68)
Entre los elementos clave, de carácter general, de un SGMA se incluyen los
siguientes (Fundación Entorno, 1998:22):
La Política Medioambiental: documento público en el que se recoge el
compromiso de la Dirección para la gestión adecuada del medio ambiente.
Normalmente suele consistir en una declaración pública de intenciones y
principios de acción en relación con el medio ambiente.
El Programa Medioambiental, en el que se recogen las actuaciones previstas
por la empresa en los próximos años. En el mismo se concreta la Política
Medioambiental en una serie de objetivos y metas, definiéndose las actividades
necesarias para su consecución y las responsabilidades del personal
implicado, asignándose los recursos necesarios para su ejecución.
La Estructura organizativa, con una asignación clara de las responsabilidades a
personas con competencias en actividades con incidencia, directa o indirecta,
en el comportamiento medioambiental de la empresa.
La Formación, información interna y competencia profesional, a personas que
desarrollan actividades con incidencia en el comportamiento medioambiental
de la empresa.
La Integración de la gestión medioambiental en la gestión de las operacionesa través de documentos de trabajo (procedimientos, normas,
de la empresa,
instrucciones,...) que incorporan condicionantes de comportamiento
medioambiental a los diferentes aspectos de las actividades y operaciones de
la empresa.
La Vigilancia y seguimiento, para controlar y medir regularmente las principales
características de las operaciones y evaluar los resultados.
La Corrección y Prevención, mediante acciones encaminadas a eliminar las
causas de no conformidades, reales o potenciales, relativas a objetivos, metas,
criterios operativos y/o especificaciones.
La Auditoria del Sistema de Gestión Medioambiental, para comprobar
periódicamente la adecuación, eficacia y funcionamiento del sistema.
La Revisión del Sistema de Gestión Medioambiental, por la Dirección para
evaluar periódicamente la eficacia y adecuación del sistema.
La Comunicación Externa, para informar a las personas interesadas sobre los
resultados del comportamiento medioambiental.PRINCIPALES SISTEMAS DE GESTIÓN MEDIOAMBIENTAL
Una organización que quiere implantar un SGMA tiene a su alcance distintas
posibilidades. En primer lugar, puede optar por implantar su propio sistema, de acorde
con sus necesidades y motivaciones, como sería el caso de la elaboración de un
programa interno de reducción de residuos o el diseño de un conjunto de medios y
métodos no documentados que gestione la interacción de la organización con el medio
ambiente (Roberts y Robinson, 1999).
No obstante, un SGMA homologado facilita el establecimiento de un conjunto
de pautas sistemáticas de comportamiento medioambiental que ya han sido probadas
por otras organizaciones y que permiten medir la actuación de la empresa con unos
criterios aceptados internacionalmente. Además, cuando el sistema implantado cumple
con los requisitos establecidos para su homologación, se puede solicitar su
certificación. La principal ventaja de acceder a la misma es la evaluación profesional e
independiente que asegura ante la sociedad el cumplimiento medioambiental de la
organización2. De hecho, se observa una tendencia creciente en empresas,
instituciones públicas y consumidores en la demandada de estas certificaciones a sus
respectivos proveedores.
Nos centraremos en dos programas homologados que vienen recogidos en la
serie de normas ISO 14.000 y el Programa Europeo de Ecogestión y Ecoauditorías
(EMAS- Environmental Management System).LA ISO 14000
La ISO 14000 es una serie de normas de gestión medioambiental aceptadas
internacionalmente. Esta serie, que se ha convertido en uno de los patrones de
referencia más acreditados a nivel mundial, incluye un conjunto de normas y
estándares propuestos que recogemos en el cuadro 1.
2

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada